miércoles, 1 de diciembre de 2010

Hestia, "la diosa del hogar".

Es la primera hija de Crono y Rea, y hermana de Zeus y Hera. Pese a haber sido cortejada por Apolo y Posidón, obtuvo de Zeus la gracia de guardar eternamente su virginidad. Además, Zeus le concedió honores excepcionales: los de ser objeto de culto en todas las casa de los hombres y en los templos de cualesquiera divinidades.Mientras los demás dioses van y viene por el mundo, Hestia permanece innmóvil en el Olimpo. Así como el hogar doméstico es el centro religioso de la morada, Hestia es el centro religioso de la mansión divina.
Esta inmovilidad de Hestia explica que no represente papel alguno en las leyendas, no pasa de ser un principio abstracto la Idea del hogar.
Ella protegía el fuego sagrado del hogar; por ello, algunas tradiciones, la consideran también como diosa del fuego. El mismo nombre "hestia", en griego, significa el lugar recóndito e íntimo del hogar en donde se enciente el fuego en honor de los dioses que los antiguos denominaban domésticos.

La misión más importante de una diosa como Hestia consistia en mantener siempre avivado el fuego sagrado, ya que ello era símbolo de la vitalidad y la fuerza. Si el fuego llegara a apagarse, algún mal irreparable les sobrevendría.
La diosa Hestia tenía una gran responsabilidad y, para llevar a cabo su cometido, debería prescindir de ataduras y pasiones.







2 comentarios:

  1. Hola Ana!
    Me encanta el tema que has elegido, porque la mitología me interesa y creo que es imprescindible para entender el arte en occidente.
    Me gustaría hacerte un par de comentarios:

    La foto de fondo que has puesto me encanta( por cierto ¿qué formato y dimensiones tiene?¿qué es?)

    Yo pondría el título del blog bien grande, tan grande como la magnitud de sus personajes, para llamar la atención.

    ¡Bueno, son solamente ideas!

    Mis bailarines y yo esperamos tus comentarios del blog "Danzarte".

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Vaya, vaya, menuda gracia le otorgó el gran Zeus a su hermana Hestia. Preserva su virginidad eternamente y elevarla a objeto de culto en todos los hogares humanos y en los templos. Podríamos decir que Hestia fue "deseada por todos y conseguida por ninguno". Y ella, allá lejos, observando desde la distancia (mustia, imagino).

    Tenía un gran papel como diosa del hogar: echar leña al fuego, no vaya a ser que lleguen los dioses y pasen frío. ¡Ay, si hubiera podido desarrollar todo su potencial! Porque ser ama de casa en un hogar vacío, por muy diosa que se sea, no creo yo que satisfaga mucho. Me alegra, Ana, que la hayas recuperado.

    De tu blog me gusta que tiene un original diseño y el tema que tratas. Observaciones: se lee mejor el texto en blanco que en negro. Preferiría menos fotos y más grandes y el titulo en mayor tamaño. Saludos.

    ResponderEliminar